Silencio – De Pitágoras a Benedicto XVI

“Escucha, y serás sabio; porque el comienzo de la sabiduría es el silencio”. Pitágoras.

“No hables a menos que puedas mejorar el silencio”. Jorge Luis Borges.

“La gente no aguanta un minuto de silencio, por eso hay música en todas partes. Es un bien preciado porque es una de las cosas que nos permite pensar.” Javier Marías

“Para encontrarse con Dios es necesario el silencio”. San Agustín

“El silencio es como el portero de la vida interior”. San Josemaría Escrivá de Balaguer

“Sin silencio no hay descanso, ni serenidad, ni vida interior”. Card. Robert Sarah.

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz”. Santa Teresa de Calcuta.

“Sólo en el silencio el hombre logra escuchar en lo íntimo de la conciencia la voz de Dios, que verdaderamente le hace libre”. San Juan Pablo II

“… en nuestro tiempo: a veces se tiene una especie de miedo al silencio, al recogimiento, a pensar en los propios actos, en el sentido profundo de la propia vida; a menudo se prefiere vivir sólo el momento fugaz, esperando ilusoriamente que traiga felicidad duradera; se prefiere vivir, porque parece más fácil, con superficialidad, sin pensar; se tiene miedo de buscar la Verdad, o quizás se tiene miedo de que la Verdad nos encuentre, nos aferre y nos cambie la vida”. Benedicto XVI, Audiencia del 25 de agosto de 2010.